SEMANA SANTA 2020

SEMANA SANTA 2020 PARA REFLEXIONAR

 

Estamos en una semana especial, te invito a mirar a tu alrededor: tienes a tu padre, a tu madre, tus abuelos, tus hermanos, tus hermanas, tus hijos, tus hijas entonces siéntete agradecido porque tus seres queridos están contigo. Piensa un momento en aquellas personas que no tuvieron la oportunidad de estar juntas y tienen que afrontar está crisis solas. Piensa en aquella madre o aquel padre que espera con ansias la llamada de su hijo, de su esposo o esposa, de su abuelo, de sus padres, para saber que se encuentran bien. Te invito a orar por ellas para que tengan un pronto reencuentro.

 

En esta semana santa elevemos nuestras oraciones por todas las personas que jamás se volverán a encontrar, por ellas, que dejaron esta tierra sin despedirse quedando solamente el dolor inclemente en los corazones de sus seres queridos. Reza por aquellos que no pudieron tener un funeral digno para que Dios misericordioso los acoja a su lado.

Hay muchas familias que no tienen los medios para enfrentar esta pandemia y necesitan ayuda. Colaboremos con lo que esté a nuestro alcance al mismo tiempo oremos por su bienestar.

Si estás en tu hogar resguardado, piensa en todas las personas que a pesar de este caos trabajan para ti, aunque no sepas sus nombres, aunque sean totalmente desconocidas. Aquellos que están en el frente: los médicos, enfermeras, auxiliares, especialistas de la salud, policías, militares…  Aquellos que trabajan para que tengas electricidad, agua potable y línea telefónica en tu casa, en los recolectores de basura de tu ciudad. Piensa en las personas que trabajan en los mercados para abastecerte, en los centros de distribución para que tu tienda en el barrio tenga suministros. Te invito a orar por ellos para que tengan la protección divina de nuestro señor.

No es momento de que fluya el odio y lanzar tu ira a otros. Todos somos seres humanos imperfectos, por ello te invito a que primero busques en ti mismo, en tu propia vida antes de lanzar la primera piedra.

Nuestra sociedad está compuesta de gobiernos, pero no son ellos los que tienen que pensar por ti. Eres tú mismo, como persona, como ser humano tomas tus propias decisiones y aunque Dios nos dio pensamientos diferentes, estos se entrelazan en una sola alabanza. 

Es momento de unirse entre todos en oración. Es momento de que la humanidad se enlace en una sola plegaria desde nuestros hogares. Estamos en este maravilloso mundo por la gracia de Dios.

QUEDATE EN CASA …  

Dios es amor, no castiga, perdona y nunca nos abandona…

 

 Francis Blanco

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *