Argentina Chiriboga

El proyecto estético-político de Luz Argentina Chiriboga

Por Sandra Carbajal

Argentina Chiriboga (1940) emerge en la literatura ecuatoriana por la década de los 90 del siglo XX, época marcada por una aguda crisis política en el país, y por el resurgimiento de las luchas sociales encauzadas hacia ideales de libertad, justicia e igualdad de oportunidades para los grupos históricamente excluidos, donde se inscriben las demandas de los grupos afroecuatorianos. La emergencia de la palabra de Argentina en la literatura ecuatoriana marca un inicio: nueva voz femenina que, desde los márgenes, enuncia una realidad, la de la mujer afroecuatoriana y la de su raza. Dice Arendt que lo desconocido envuelve la idea de novedad, de comienzo porque “actuar, en su sentido más general, significa tomar una iniciativa, (…), poner algo en movimiento” (La condición humana 207), y Argentina ha entendido muy bien que su movimiento, su acción radica en la palabra. Argentina escribe poesía, ensayo, narrativa, crítica, además de libros de ecología. Su producción literaria comprende, hasta el momento, alrededor de veinte obras (8 novelas, 8 poemarios, 3 libros de cuentos, 1 drama: Argentina está próxima a publicar una nueva novela). 

El proyecto estético-político de Argentina Chiriboga tiene que ver con la acción porque “actuar es inaugurar, hacer aparecer por primera vez en público, añadir algo propio al mundo” (Qué es política, Arent, 20). Argentina Chiriboga, en 2000 decía: “Mi obra es una toma de consciencia histórica y social de negritud, vibra con mitos, leyendas, canciones, danzas, y enlaza con ternura el pasado con el presente. En el Ecuador no se ha superado del todo aquel sentimiento soterrado de odio contra las personas que están fuera del conglomerado blanco, porque las encuentran diferentes y débiles. Para justificar su sentimiento lo disfrazan atribuyéndoles defectos: crueldad, ociosidad, resentimiento, atraso, traición, etc. Los programas de educación impartidos en los jardines de infantes, escuelas y colegios no enseñan los valores de la cultura afroecuatoriana, y lo que no se conoce no se ama (Adelaida López y Gloria Da Cunha Giabbai 274) y en 20015, reitera: “Si no nos leen, la exclusión seguirá”, y continúa: “Si no nos leen y no se aproximan a nuestra cultura cómo va a disminuir esta discriminación. El amor y el conocimiento del otro también se pueden dar a través de la lectura (Diario El Comercio 26 de octubre de 2015). 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *